Consejos para adelgazar luego de los 40 años
MUJERES DE HOY

LOS MEJORES TIPS PARA ADELGAZAR DESPUÉS DE LOS 40

Este post está especialmente dirigido a todas las mujeres entre 30 y 50 años, que están luchando con los kilos de más o que están comenzando a sentir la dificultad que encierra querer bajar de peso a esta edad.
Si no entiendes por qué sucede esto y te interesa saber qué le pasa a nuestro cuerpo, te aconsejo que leas ¿POR QUÉ NO PUEDO BAJAR DE PESO?
Pero lo importante es recordar que, aunque se hace más difícil adelgazar a esta edad… ¡No es imposible!

Tips que te ayudarán a perder peso:

1) EJERCICIO:

Tres tipos de ejercicio indispensable:
AERÓBICO: A esta edad es mejor tomar 2 o 3 momentos de 10 minutos en el día que matarte en el gimnasio por 2 horas. Primero porque si estresas a tu cuerpo de esa manera solo conseguirás que tu metabolismo se vuelva aún más lento y segundo porque ya no tienes la energía de los 20 años, y terminarás agotada. El resultado será que no vuelvas a pisar un gimnasio. por eso es mejor tomarte momentos cortos, pero intensos: trotar por 10 minutos y luego correr intensamente por 3 minutos más, hacer algo parecido en la bicicleta estática, etc.

DE FUERZA: Cuando llegamos a los 40 empezamos a notar que la grasa va reemplazando el músculo, y se va reacomodando, en lugares muy indeseables: si antes teníamos una marcada cintura, pues es allí donde se acumulará ahora la grasa, si teníamos un envidiable vientre liso y firme, comenzará a aparecer la barriguita… Por eso es indispensable que hagamos algo de ejercicio con pesas, eso nos ayudará a eliminar la grasa sobrante y a ganar músculo, que acelerará automáticamente nuestro metabolismo.

DESESTRESANTE: No puedes olvidar dos o tres sesiones semanales de un tipo de ejercicio que te ayude a centrarte en ti, desestresar tu mente y cuerpo, y liberarte de las tensiones, para eso nada mejor que el YOGA o TAICHI. Este tipo de prácticas tiene el plus de aportar elasticidad a tu cuerpo, fortalecer articulaciones y huesos y mejorar tu postura, por lo que te verás más esbelta y ágil.

2) COMIDAS MÁS PEQUEÑAS:

Reemplaza las 2 ó 3 comidas copiosas que solías comer por 5 más pequeñas. Pueden ser 3 normales y dos snack, uno a media mañana y otro a media tarde. Si cuidas que los alimentos que consumas sean ligeros, verás el cambio muy pronto en tu cuerpo.

3) DESAYUNA Y CENA PROTEÍNAS:

Si te acostumbras a desayunar proteínas, estarás más saciada y no tendrás en las tardes esa desesperación por los dulces y harinas (hidratos). Si cenas proteínas en una cena moderada, verás que la balanza te sonríe. Recuerda que los hidratos que consumimos en la noche se transforman en grasas, las proteínas, no.

4) QUITA DE TU DIETA LOS REFINADOS Y PROCESADOS:

Es decir harinas blancas, arroz blanco, azúcar, estos son los «refinados» y algunos de los peores enemigos de la salud y de la balanza. Olvídate de los alimentos preparados, que contienen azucares, grasas y aditivos, quítalos de tu dieta para siempre, no solo por unas semanas de dieta. Verás que con solo hacer esto ya empiezas a perder peso.

5) ABANDONA LA CAFEÍNA:

Reemplaza el té y el café por los descafeinados. Una dieta depurativa, te obliga a dejar la cafeína, por lo menos por un tiempo, porque no es buena para el cuerpo en ningún sentido: ese subidón que te provoca, puede ayudar a aumentar el estres, volverte más ansiosa (lo que te hace comer más), también es peligrosa para el corazón, sube la tensión arterial, te vuelve dependiente, etc. Si además estas acostumbrada a tomarla con azúcar, aún peor.

6) HIDRÁTATE!:

Bebe mucha agua, dos litros o más, e infusiones: drenantes, relajantes, energizantes…según el momento del día.

7) CONSUME TE VERDE:

Ya se que está muy dicho, pero el te verde, (o el te rojo) es una gran aliado a la hora de perder peso, pues como tu sabes es rico en antioxidantes, estimula el metabolismo, es un apoyo digestivo, ayuda a drenar lo líquidos acumulados, etc, etc, etc.

8) CONSUME SEMILLAS:

Las semillas son, en general, ricas en ácidos grasos mono y poliinsaturados que ayudan a reducir el colesterol malo y elevar el colesterol bueno en sangre. También son ricas en fibra y minerales como el potasio, fósforo, magnesio y calcio,. Las semillas de chía y linaza además, nos ayudaran a mantenernos saciadas durante más tiempo.

9) DUERME BIEN:

Se que a esta edad suelen comenzar los problemas a la hora de dormir, pero debes tratar de crear el ambiente propicio para mejorar tu descanso nocturno. Acuéstate más temprano, las mejores horas de sueño son las previas a las doce de la noche…¿lo sabías?, las horas que dormimos antes de medianoche representan un descanso más favorecedor que las que dormimos después. Procura dormir entre 7 y 8 horas, nunca menos de 7, ya que si lo haces por mucho tiempo verás las consecuencias en tu organismo, por ejemplo no podrás bajar de peso, o empezarás a engordar. Lo creas o no, es así, ya que durante el sueño se realizan algunas de las funciones de limpieza del organismo, las cuales nos ayudan a eliminar desechos. Si los desechos permanecen en el cuerpo, cuesta más adelgazar.

10) ALEJA DE TU VIDA EL ESTRÉS:

El estrés engorda, o por lo menos no nos permite adelgazar apropiadamente. Muchas somos las mujeres que al llegar a la mediana edad empezamos a vivir en un estres constante: los hijos adolescentes, el trabajo que nos demanda más tiempo y energía, las deudas, los problemas nuestros y ajenos, los padres que se van poniendo mayores , etc. es verdad que la mayoría son asuntos que no podemos evitar, pero si podemos elegir la forma en que enfrentamos cada unos de los diferentes desafíos que tenemos en nuestra vida. Si notas que estás todo el tiempo pensando en «ese» problema, que cada día que pasa lo ves más grande e imposible de solucionar, si en la noche te despiertas pensando en eso o te quedas despierta hasta las 3 de la mañana porque no puedes sacártelo de la cabeza, si siente tensiones en la espalda, nuca, cabeza, que antes no tenías, si a veces parece que el corazón se acelera sin motivo aparente…entonces es casi seguro que estás viviendo en un estado constante de estres.
Lo único que puede pasar de ahora en adelante es que todo vaya para peor, a menos que trates conscientemente de hacer algo.
Te dejo algunas soluciones sencillas que pueden ayudarte:

MEDITACIÓN: Una de las técnicas más poderosas para lograr relajar nuestra mente y desintoxicarnos de los problemas diarios. Con solo 5 minutos cada día es suficiente. puede buscar tutoriales online donde aprenderás las técnicas que pueden ayudarte.

PASEOS AL AIRE LIBRE: Tómate 15 minutos cada día para dar un paseo en un paisaje natural, puede ser un parque, un bosque, la orilla del mar…Aprovecha lo que tengas cerca, respira profundamente, mira las flores, los árboles, los pájaros, escucha los sonidos de la naturaleza y trata de no pensar en nada más que lo que ves y sientes.

ESCRIBE: Tomar 5 minutos diarios para escribir acerca de nuestras metas y anhelos, nuestros sentimientos puede ayudarte a reconocer cuales de las cosas que te preocupan son reales y cuales no, en cuáles vale la pena seguir pensando y cuáles debes dejar ir. Compra un cuaderno y comienza ya, tómalo como una terapia muy económica y útil.

RÍETE: «La risa es la mejor medicina» para casi todo. Si te gustan las películas cómicas, o los monólogos graciosos, tómate un tiempo cada semana para disfrutar de este pasatiempo. Si tienes la bendición de tener una amiga divertida y positiva, con quien realmente lo pasas bien, visítala y disfruta de su compañía aunque sea una hora cada semana, será un tiempo maravillosamente bien invertido!

https://www.youtube.com/watch?v=c6EDTyvL9rs